Blog, Grecia

1821-2021 Revolución Griega: 6 lugares emblemáticos

1821-2021 Revolución Griega: 6 lugares emblemáticos

Hoy se cumple el bicentenario, desde el momento en el que la Revolución de 1821 -que se celebra oficialmente el 25 de marzo- liberaría a Grecia del control turco y finalmente remodelaría el mapa político de Europa, culminando con la fundación del nuevo estado griego. .

2021 -así como el año anterior- ha sido bastante desafiante para todo el mundo, sin embargo, aquí tenemos la oportunidad de volver a visitar algunos de los lugares más emblemáticos durante la guerra de la Revolución griega e inspirarnos en el celo de los griegos que -aún menos en número- luchó con todo su corazón y coraje para recuperar su libertad.

Una revolución romántica

Inspirada por la Revolución Francesa, la Ilustración griega revivió las ideas de libertad e igualdad, de un estado griego moderno que pondría fin al imperio otomano, que gobernó en Grecia durante casi 400 años, desde la caída de Constantinopla (Estambul) el 29 de diciembre. Mayo de 1453.

Por lo tanto, los griegos que vivían principalmente en el extranjero comenzaron a planear lo que luego se convertiría en los eventos armados más importantes de la historia griega moderna.

Para su rebelión contra el sultán turco, Grecia recibió el apoyo internacional de Inglaterra, Francia y el Imperio Ruso. Tampoco debe ser especial en los muchos Philhellenes (= admiradores y ávidos partidarios de la causa de la Revolución) que donaron grandes cantidades de su herencia personal o incluso participaron en la Guerra de Independencia. Lord Byron, uno de los poetas románticos más importantes, movido por el coraje del pueblo griego, tomó las armas y finalmente murió de fiebre durante el segundo asedio de Mesolongi.

El «resultado» de la Revolución griega fue escudado con la firma del Protocolo de Londres del 3 de febrero de 1830, un acuerdo entre las tres Grandes Potencias que estableció a Grecia como un estado soberano e independiente.

Hoy os presentamos algunos de los lugares de Grecia que se convirtieron en hitos importantes de la Revolución.

Kalamata 

La primera ciudad liberada

El 23 de marzo de 1821, los caudillos Theodoros Kolokotronis, Petrobeis Mavromichalis, Nikitaras, Papaflessas y otros, entraron en la ciudad de Kalamata como libertadores, sin encontrar resistencia alguna y se dirigieron al castillo. Allí, el gobernador local turco, el Voevoda de Kalamata, Suleiman Agas Arnaoutoglou, al darse cuenta de su inútil lucha, les entregó la ciudad.

Inmediatamente después, todos los rebeldes armados se dirigieron a la Iglesia de los Santos Apóstoles, participando en el solemne panegírico por la liberación que allí tuvo lugar. En Agios Apostolos, la Iglesia bendijo la bandera revolucionaria y la Revolución comenzó en Kalamata y formalmente el 25 de marzo en Agia Lavra.

Kalavryta

Agia Lavria – La leyenda de la Revolución

Según algunas fuentes, el 25 de marzo de 1821 tuvo lugar en el Monasterio de Agia Lavra una proclamación religiosa ritual de la Revolución, cuando el sacerdote y metropolitano de Patras, Germanós III, bendijo a los revolucionarios reunidos y izó el estandarte de la Revolución en la cúpula de esta Iglesia histórica. 

Según otras fuentes, la misma ceremonia tuvo lugar el 23 de marzo en Agia Lavra y según otros en Patras. Los historiadores del siglo XX lo consideran una leyenda, basándose principalmente en el hecho de que el mismo Germanós III no menciona nada en sus Memorias. Sin embargo, los historiadores que se han ocupado de ellos señalan que las memorias están incompletas y fueron maltratadas antes de su publicación.

La proclamación de la Revolución Griega

Aléxandros Ipsilantis, como líder de la Sociedad Amistosa (Filikí Etería), partió de Rusia, y cruzando el río Prutho (entonces la frontera de Rusia con Moldavia), llegó en Moldavia, donde fue recibido por Michael Soutsos, gobernante de Moldavia. Los dos hombres, junto con unos 2.000 combatientes, llegaron a Iasi (capital de Moldavia) el 22 de febrero de 1821. Allí, dos días después, Ipsilantis emitió la proclama revolucionaria «Batalla por la fe y la patria», en la que pedía a los griegos rebelarse. Se marca así el inicio oficial de la revolución.

Quíos

El masacre que promovió el filohelenismo en todo el mundo

Los griegos de las islas vecinas habían llegado a Quíos y alentaron a los isleños a unirse a la revuelta nacional. Varias tropas griegas de Samos desembarcaron en la isla y atacaron a los turcos en la ciudadela. Aunque muchos se unieron a la causa, la gran mayoría de la población de la isla no quiso unirse a la revolución.

Sin embargo, los gobernantes otomanos respondieron vengativamente al asesinato de los soldados y enviaron miles de soldados que desembarcaron en la isla y mataron a unos 42,00 – 52,000 cristianos.

La masacre de Quíos provocó la indignación internacional y llevó a un mayor apoyo a la causa griega en todo el mundo.

El ataque al buque insignia turco por Konstantinos Kanaris.

Para vengarse de la masacre de Quíos, se formó una flota de 64 barcos (de Hydra, Spetses y Psara), reunidos en Psarra, a finales de abril, y estaban esperando la oportunidad de actuar. Después de algunos intentos fallidos de ataque, finalmente, en la noche del 6 al 7 de junio, se logró el objetivo: mientras los oficiales turcos se habían reunido en el buque insignia de la flota turca para celebrar el fin del Ramadán, el psariano Konstantinos Kanaris logró atacar el buque insignia, que fue envuelto en llamas. Cerca de 2.000 hombres a bordo murieron, incluida Kara Alis, que anteriormente había dirigido la Masacre de Chios.

La destrucción de Psará

Psará fue la tercera fuerza naval más fuerte de Grecia, después de Hydra y Spetses, pero también el lugar de nacimiento de grandes capitanes, que causaron graves daños a la flota turca. La flota otomana desembarcó en Psara el 20 de junio de 1824. La defensa de la isla no estaba bien organizada, por lo que la isla fue ocupada con relativa facilidad. Siguieron terribles desastres y masacres. De los 30.000 habitantes, 18.000 fueron asesinados o hechos prisioneros.

Mesolongi

La salida heróica

El segundo asedio de Messolonghi

Tres años después del fallido intento de Kütahı y Omer Vryoni de ocupar Messolonghi (1822), los otomanos regresan a esta empresa. El sultán ordena a Kütahı que ocupe la ciudad, esta vez en combinación con la campaña de Ibrahim en el Peloponeso. Kütahı llegó a Messolonghi el 15 de abril de 1825, acompañado por un poderoso cuerpo de 20.000 hombres, e inmediatamente comenzó el asedio.

La salida de Messolonghi

Después de un año de asedio y seis meses particularmente duros para los sitiados, Messolonghi ya no puede resistir. Se niegan a rendirse y esperan a la flota hasta el último momento. Sin embargo, la fatiga, tanto mental como física, la falta de comida, el hambre indescriptible y el retraso de la flota, llevan a la gente de Messolonghi a sus límites.

El 10 de abril deciden huir de la ciudad. Están organizados en tres grupos y planean crear una distracción para los turcos. Pero su plan se revela y los sitiadores no se sorprenden. La salida está aplastada y los que sobreviven son pocos, mientras que la mayoría de mujeres y niños son arrestados y vendidos como esclavos.

La Salida (Éxodos) de Messolonghi es un momento crítico en la historia de la Revolución, no solo por la derrota de los griegos y las pérdidas que sufrieron. Después de esta atrocidad, resurge el filohelenismo aún más fuerte y da a los griegos un sentido de justificación moral.

Este horrible evento influyó en la eventual decisión de Gran Bretaña, Francia y Rusia de intervenir militarmente en la Batalla de Navarino.

Navarino

El último acto – la batalla definitiva

Con la firma del Tratado de Paz (24 de junio / 6 de julio), a Ibrahim se le prohibió hacer cualquier movimiento con su flota. Sin embargo, sus tropas continuaron con sus ataques. El 8/20 de octubre, la flota unida de las grandes potencias entra en la bahía de Navarino, donde estaba anclado el turco-egipcio, y mientras un barco inglés se dirige hacia él para exigir su desalojo, comienza el fuego. Así comienza la batalla naval que terminará con la destrucción de la flota turco-egipcia. Este resultado jugará un papel decisivo en el desarrollo de la guerra greco-turca, presuponiendo la independencia de Grecia.

Nafplion

La primera capital del nuevo estado griego

El 8 de enero, Ioannis Kapodistrias llega a Nafplio y encuentra a Grecia en una situación trágica. Las tropas enemigas continuaron sus ataques en el Peloponeso, los soldados exigieron sus salarios, mientras el tesoro nacional estaba vacío y prevalecía el desorden. Sin embargo, la presencia del gobernador trajo esperanza y entusiasmo a los griegos empobrecidos. Dos días después se trasladará a Egina, que se convertirá en la sede temporal de la administración. Kapodistrias hará un esfuerzo notable para reconstruir el estado desde cero. Sus principales objetivos eran establecer un gobierno central fuerte, reestructurar la economía y construir un ejército regular fuerte.

El asesinato de Kapodistrias

Junto con los acontecimientos de Poros, Ioannis Kapodistrias tuvo que enfrentarse a la hostilidad del pueblo de Mani, que había procedido en una revuelta. La mañana del 27 de septiembre, mientras iba a la iglesia, Kapodistrias fue asesinado en Nafplio, bajo el ataque de Konstantinos y Georgios Mavromichalis. Konstantinos será asesinado en el acto por el compañero de Kapodistrias, mientras que Georgios, que escapará de la multitud que intenta lincharlo, será condenado a muerte.

En un intento por resolver la crisis política que se intensificó con el asesinato de Kapodistrias, las grandes potencias firmaron el Contrado de Londres en 1832, un acuerdo con el rey de Baviera que establece la monarquía en el recién formado estado griego y trae al rey Otto a Grecia. Dos años más tarde, en 1834 Atenas se convierte en la capital de Grecia.

Las ideas y las luchas por la libertad han llevado al sacrificio de muchas personas. A ellos les debemos nuestro agradecimiento y ellos son a los que debemos honrar en días como estos, a todas las personas que lucharon con abnegación y murieron soñando con un mundo libre. No solo en Grecia, sino en todos los rincones del mundo y no solo hace 200 años, sino todavía hoy.

Por eso, y para concluir esta pieza especial a la Revolución Griega, recitamos las dos primeras estrofas del poema de Dionysios Solomos, el himno nacional de Grecia:

Te conozco por el filo
tan terrible de tu espada,
te conozco por la mirada
que con violencia mide la tierra.

Salida de los huesos
sagrados de los helenos,
y poderosa como antaño,
salve, salve libertad.

Explora otras entradas

close
Start typing to see posts you are looking for.
¡Bienvenidos a Trip Tailors!

¿Te gustaría recibir nuestra guía personalizada?

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe la guía de Grecia gratis.

We use cookies to improve your experience on our website. By browsing this website, you agree to our use of cookies.